Buscar

26.10.17

La Danza de la Confianza - Dance of trust (english version)

Parte de la política feminista es hacer ver que en la cultura en que vivimos hoy el cuerpo es visto como un objeto de consumo, haciendo del sujeto también un objeto, e invisibilizando su voluntad. Cuando hablamos de los límites políticos del cuerpo, estamos tratando de hacer aparecer y continuamente validar esa voluntad como un punto de vista fundamental para transgeder y cambiar esta cultura.
La sexualización y erotización del cuerpo de la mujer produce opresión sobre la mujer, su corporalidad y aspecto; y opresión sobre el varón en sus orientaciones, deseos y conductas. Pero lo que es importante cuestionarse el propio deseo, con y más allá del espectro de lo sexual. Es en este sentido que hago la pregunta: ¿cómo se construye y qué efectos produce nuestro deseo en la danza?
En la danza y en el contact, los cuerpos son la materia de trabajo, que debe estar puesta ahí al servicio de su potencia. En la práctica se constituye un universo de pensamientos y sensaciones que son visibles en el momento y en lo vincular, y todo otro que queda en el universo de lo imaginario. A su vez existen otros aspectos todavía no son visibles para todxs que tienen que ver con la reiteración de las normas del género y la cultura sexista. Estos aspectos poseen capacidad de agencia, con lo cual construyen normas en el acto de su reiteración. Esto es a grandes rasgos lo que propuso Judith Butler cuando hablaba de la performatividad del género en los noventa (y en los dos mil para las traducciones en español).
En las prácticas corporales hay muchos focos para pensar sobre nuestro cuerpo y deseo. Pero -y considero que esto es algo que nos juega en contra- todos estos focos aparecen en la práctica y se mezclan todos allí: el goce, el ejercicio físico, lo vincular, el género, el erotismo, etc; y se hace difícil distinguir y poner límites, por ejemplo, respecto de las cuestiones que nos parece que transgreden nuestra integridad, sobre todo referido a este horizonte sutíl que es el sexismo. Aquí quisiera hacer incapié sobre algo, que muchas veces cuando se habla de sexismo, se confunde la frontera de lo violento. Pongo un ejemplo, desde mi punto de vista: ¿Es sexista hablar todo el tiempo utilizando palabras terminadas en O, cuando se está con mayoría de mujeres? Sí. ¿Es violento? No.
En la práctica es posible encontrar experiencias que trasgreden el consentimiento y se instalan desde la perspectiva del cuerpo femenino como un objeto, de una forma más o menos violenta. Más allá de cada caso y sus particularidades, fue importante para mi dar cuenta de esto y comenzar a trazar un límite, que eventualmente me llevo al no disfrute de la danza y de mi propio cuerpo, a esconder mi cuerpo o a reservar estas ocasiones de goze a un plano de lo privado. En una experiencia posterior y luego de un par de años, me doy cuenta que la danza es una experiencia de goce y es en particular la experiencia del disfrute del propio cuerpo, por lo cual, nada ni nadie debiera interferir con esto.
Estos limites personales y políticos no han sido visibilizados lo suficiente en los diferentes ámbitos de las prácticas corporales, lo que nos dice que pueden existir espacios que gocen de una vincularidad ética trabajada y otros que sigan en la continuidad histórica de la norma. Actualmente es necesario prestar mayor atención sobre esto y aumentar las charlas, reflexiones, etc.
La confianza es un punto importante para construir vínculos éticos y para ella exista se precisa básicamente tiempo. Esto es complejo en instancias como las de una jam de contact, donde te encuentras a ejercitar con personas que tal vez nunca has visto.
Y a su vez es necesario rescatar y tomar en cuenta el hecho de que la danza alberga también un gran potencial curador, que nos acerca de una manera amorosa y trabaja sobre el organo de la piel, estimulando la producción de hormonas que inducen a estados positivos sobre las personas. Lo importante es siempre instalar la pregunta: ¿Cómo podemos asegurarnos de que estos efectos sean siempre positivos? Y para responder es necesario no ser cuerpos objetos, sino personas que piensan; asi la respuesta se torna una responsabilidad para cada quien de reflexionar respecto de sus propios limites y de cómo establecerlos más allá de cualquier tipo de relación que nos propongan.



¡Ahora también en inglés!
¡Now in english to!


ENGLISH VERSION:


Dance of trust


Part of feminist politics is to visibilize in today's culture that body it's an object of consume, turning the subject an object as well, and errasing his will. When we talk about politic boundries in our body, we're traing to make appear and validate that will as a fundamental issue to contravene and change that culture.
The sexual and erotique way of treat female body is an double opression to women and men, over his own body and look in the first case, and over his desires and behaviors. But what's important to do is to make a question about our own desire; with and behond sexual field. Here i s where i wonder about How it builds and what efects produces our desires in dance?
In dance and contact-improvisation, bodies are matter of work, that has to be expoce in service of his potential. In practice it builds an universe of thoughts and sensations that makes them clear in the moment and in relationships, and another universe that stays in imaginary. This is, long terms, Judith Butler propousals when she was talking about perfomartive gender in ninety's (and in two thounsand's for spanish translantions).
In corporal practices there are many focus to think about our body and desire, but -and i considere that this is something that plays against us- all the matters appear and mix up in practice: joy, phisycal exercise, relationships, gender, eroticism, etc; and it makes it dificult to single out and put limits, for example, in matter of thinks that cross over our integrity, above all in reference to this thin horizon that beacomes sexism. Here, i want to point up something, when we are talking about sexism, sometimes the frontiers of violence get mixed up. From my point of view, i've an example: Is sexist to talk with masculine lenguage, in places that there are moustly women? Yes. Is violent? No.
It is posible to find in , experiences that contrevene consent and carries the perspective of the female body as an objetc, in ways that are more or less violent. Behond particular cases, it was important to me to pay attention to this, and begin to line limits that eventually take me to stop enjoying dance and my owin body, hide it or reserve joy for private moments. In a following experience, and after a couple of years, i release that dane is a joy experience, in particular, the experience of enjoy our on body, and non or nobody should interfere with that.
This personal and political boundarys has not been consider enough in corporal practices, witch tells us that might exist places that en has etic work relationships and other that follow historic continuity of norm. Today is necesary to pay more atenttion to this and increase reflexions, conversations, etc.
Trust it's an important matter to build etic partner relantions and for his existence it needs basically time. This turns complicated in contact jams for example, cause we gather to practice with people we'd just meet.
It's also necessary to considere that dance has a big healer potencial wich brings us together in a loving way, and works over skin organ, stimulating the hormon production that carries positives moods into people. The important thing is: How can we make shore that this efects always will be positive? To answer that it's necessary to act like thinking subjects, rather than body objetcs; so that's how the answer turns into the responsability for each to think abut the're own boundries and how stabliched them in any kind of relation.